» Artículos

La Resistencia Cubana
29/08/2009 | Orlando Gutiérrez Boronat


Originalmente publicado en el Diario Las Américas

http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=84222

 

Para José Ignacio Rasco, que entendió mucho de esto antes que muchos de nosotros

 

A través del siglo XX el término de “resistencia” se popularizó para describir los movimientos de lucha contra diversos tipos de despotismo. Quizás la más sonada fue la Resistencia Francesa quien combatió contra la ocupación nazi. Ciertamente una de las más aguerridas y admirables fue la resistencia polaca, quien combatió tanto a los nazis como a los comunistas en su afán por lograr una Polonia libre, independiente y democrática. Sin embargo, si analizamos cuidadosamente este término, creo que llegaremos a la conclusión que “resistencia” significa algo más profundo. Representa la decisión del ser humano de defender lo que es profundamente suyo: el deber de buscar la verdad y todas las facultades y dignidades que de ahí emanan para la condición humana. “Resistencia” conlleva la determinación de proteger aquella libertad profunda que le pertenece al hombre por su misma naturaleza. Creo que el término de “Resistencia” se popularizó durante el siglo XX precisamente porque tanto el comunismo internacional como el nazismo han representado el asalto más peligroso, el reto más contundente y monstruoso, a esa tradición de la cultura occidental que identifica al derecho con la misma naturaleza del ser humano. Y lo que hace universal a esa cultura occidental es, precisamente, esta corriente de pensamiento, de derecho, y de acción política.

 

La Resistencia Cubana surgió de diversas procedencias al comienzo de la pesadilla castrista, pero viniera de donde viniera: los campesinos alzados en las montañas, las universidades, los sindicatos, la intelectualidad: tenía un mismo objetivo: había identificado la amenaza que representaba la ideología castrista para todo el pensamiento, para toda la herencia, para toda la aspiración de libertad y derecho que había definido la identidad nacional cubana. Derrotada en una primera etapa de enfrentamiento insurreccional, la Resistencia se sumergió, pero no desapareció. No puede desaparecer mientras exista el ser humano y su conciencia de ser poseedor de una libertad que es íntima, y por ser íntima, universal. Cobró diversas expresiones, algunas populares y espontáneas, otras de vanguardia y estructuradas. Sin embargo, el embate absoluto del totalitarismo no pudo hacerla desaparecer.

 

Pasando por diversas etapas, la resistencia cubana se ha ido rearticulando dentro de la Isla. En la medida que se re-articula la resistencia se va, a la vez, vertebrando la alternativa de una sociedad plural y libre dentro del mismo seno de la tiranía, de la anti-sociedad totalitaria. Hoy por hoy la acción espontánea del pueblo, inspirada por la vanguardia ciudadana del movimiento por los derechos humanos, por los luchadores cívicos que al igual que los primeros cristianos han estado dispuestos a enfrentarse a todo tipo de represión y acoso para mantener su verdad, ha ido transformándose en una inmensa campaña de no cooperación con la dictadura. A la vez, para respaldar esta campaña se ha ido compenetrando y fortaleciendo la membrana orgánica de esa sociedad plural que es la expresión natural de la cubanidad.

 

La Asamblea de la Resistencia, organizada dentro y fuera de la Isla precisamente para potenciar esta campaña nacional de la no cooperación, constituye una representatividad aglutinada de este esfuerzo patriótico. La representatividad de esta Asamblea tiene cuatro pilares: el social, el histórico, el político y el geográfico. Social, porque en su seno están representados importantes sectores como las mujeres, al estar presentes dignas agrupaciones de la mujer cubana como MAR por Cuba, la Coalición de Mujeres Cubanoamericanas y Mujeres Luchadoras por la Democracia, la juventud, con la participación, entre otros, de la Free Cuba Foundation y Jóvenes Cubanos en Acción, los ex presos políticos, con el liderazgo aportado a la misma, entre otros, por Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba y el Presidio Político Histórico Cubano, el político, porque el pensamiento liberal, demócrata cristiano y social demócrata está presente en el seno de la misma mediante diferentes agrupaciones así como el Partido Revolucionario Cubano – Auténtico con toda la herencia, pensamiento e historia que este representa, y finalmente geográfica, no solo porque los Municipios de Cuba en el Exilio, que agrupa a la gran extensión territorial de la familia municipalista cubana, están activos en la Asamblea, si no también porque agrupaciones de cubanos libres de todos los Estados Unidos, Europa y la América Latina también se han unido a la misma.

 

Esta unidad plural de la resistencia es un resultado de la acción social autónoma del pueblo cubano: la campaña de la no cooperación. A la vez, esta campaña es el resultado del ejemplo dado por una vanguardia de la resistencia cívica que exprese con la lucha de su vida misma las más profundas aspiraciones del pueblo. Es esta rueda del proceso social la que tenemos que alimentar y enrumbar, en su lógica inescapable radica la posibilidad de desmontar al totalitarismo y de traducir en organización estatal la pluralidad y la libertad consustanciales con la misma cubanidad. 

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

 


About the author


Orlando Gutierrez Boronat Orlando Gutiérrez Boronat
Orlando Gutiérrez-Boronat nació en La Habana en 1965. Tiene un doctorado en estudios internacionales en la Universidad de Miami. Tiene licenciaturas en comunicaciones y ciencias políticas y una maestría en ciencias políticas. Imparte cursos de ciencias políticas en la Universidad Internacional de la Florida y la Universidad Barry. Es cofundador y Secretario Nacional del Directorio Democrático Cubano, una de las organizaciones más destacadas en el trabajo de recabar apoyo internacional y solidaridad para el movimiento democrático en la Isla. Es co-autor de los informes Pasos a la Libertad que publica el Directorio anualmente sobre el crecimiento del movimiento cívico en Cuba. También es autor del libro La República Invisible, una colección de ensayos sobre la identidad nacional cubana, la política del exilio y el movimiento cívico en Cuba.

 

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.