» Últimas Noticias

Respuesta del Directorio Democrático Cubano a infamias propagadas por la prensa del régimen de La Habana
02/03/2010 | Directorio Democrático Cubano


Miami. 2 de marzo de 2010. Directorio Democratico Cubano. El Directorio Democrático Cubano emite la siguiente declaración:

 

La dictadura militar y totalitaria de los hermanos Fidel y Raúl Castro no solamente ha asesinado al prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, ahora pretende asesinar moralmente su memoria.

 

En un ignominioso artículo publicado por el periódico Granma, y firmado nominalmente por Enrique Ubieta Gómez, se acusa a Orlando Zapata Tamayo de delincuente. Esto no es nada nuevo, el régimen totalitario usualmente acusa a todo aquel que levante su voz contra las injusticias, tildándolo de mercenario, gusano, bandido, asalariado, y cuanto epíteto grotesco se les ocurra.

 

Pero en el caso de Zapata Tamayo que fue asesinado premeditadamente, que lo dejaron morir en custodia de los órganos de la Seguridad del Estado y dentro del sistema de Cárceles y Prisiones, que durante 18 días se le negó el agua, parece ser incómoda para la dictadura su condición de prisionero de conciencia reconocido por Amnistía Internacional.

 

Zapata fue un defensor de los derechos humanos desde que supo que la incomodidad que le producían las injusticias a las que estuvo expuesto desde muy joven se debía a un régimen impuesto a la fuerza contra el pueblo cubano. Por eso se unió a la oposición, fue parte de los luchadores cívicos que apoyó al Doctor Oscar Elías Biscet. Fue de aquellos que en el Parque Central iniciaron las peñas para hablar de derechos humanos. Fue detenido arbitrariamente en numerosas ocasiones, y entre el 6 de diciembre de 2002 y principios de marzo del 2003 permaneció secuestrado sin que lo juzgaran. Inmediatamente después de ser excarcelado se une al ayuno por la libertad de Oscar Elías Biscet y es nuevamente detenido durante la ola represiva del 2003. Después de esa detención permanece sin juicio hasta mayo de 2004. En ese momento fue condenado a 3 años de prisión y dentro de la prisión por su actitud contestataria lo juzgaron en ocho ocasiones adicionales sin que la familia pudiera estar presente en esos juicios, para sumar una condena de 36 años de privación de libertad.

 

El artículo de Granma, sin embargo, saca a la luz importantes afirmaciones, que demuestran quiénes son aquellos que se toman el tiempo para injuriar.

 

Primero, la concepción de que a una persona que es condenada por cualquier delito se le pueden violar sus derechos como ser humano, implica la negación de las Reglas Mínimas del Trato a Reclusos, documento suscrito y ratificado por el régimen cubano ante la ONU. Los que conocen la falta de garantías procesales en Cuba, y las arbitrariedades que la Seguridad del Estado comete continuamente al interferir y dirigir las sentencias de los delitos clasificados por el propio código penal, como delitos contra la Seguridad del Estado, saben que una persona inocente puede ser sentenciada por cualquier delito inventado, incluso por considerarse una persona peligrosa políticamente para el régimen.

 

Segundo, la afirmación de que Zapata permaneció varios días con un respirador artificial demuestra que los médicos y militares le mintieron a su madre, Reina Luisa Tamayo Danger y que la certeza de la muerte de Zapata era un hecho conocido por sus carceleros desde antes de sacarlo del hospital Amalia Simoni en Camagüey con dirección a la prisión Combinado del Este en La Habana.

 

Señores dictadores, la oposición cubana al totalitarismo comunista no necesita más muertos, ya ha habido suficientes. Han sido cincuenta y un años de muertes injustas, de hombres y mujeres que han dado su vida por el sueño de alcanzar y defender la libertad. Miles son los fusilados por ese régimen que usted defiende con irrespeto a su propia dignidad. Son miles los desaparecidos en el mar, los desaparecidos y ejecutados extrajudicialmente. Son cientos los que sufren prisión. Y durante este duro vía crucis que ha tenido que atravesar la nación cubana han sido numerosos los prisioneros políticos que han muerto en huelga de hambre demandando respeto a sus derechos, como lo hicieron Carmelo Cuadra Hernández el 21 de abril de 1969, Pedro Luis Boitel Abraham el 25 de mayo de 1972, Olegario Charlot Espileta el 15 de enero de 1973 y Orlando Zapata Tamayo el 23 de febrero de 2010

 

Ahora en la televisión cubana, para colmo de la infamia, manipulan la información sobre el caso, presentando a médicos militares, que todos los cubanos sabemos que responden primero a la Seguridad del Estado y luego, si acaso, a su juramento hipocrático.

 

Les preguntamos a los asesinos de Zapata: ¿quién le negó el agua por 18 días a Zapata Tamayo? ¿quién le infringió las brutales golpizas durante el año 2009? ¿quién quiso obligar a Zapata a vestir un uniforme de preso común siendo un prisionero de conciencia?: sus carceleros, aquellos que lo encarcelaron por sus ideas, porque Zapata Tamayo defendía los derechos del pueblo cubano. Ni el Mayor Filiberto Hernández Luis, director de la Prisión Kilo 8, ni el Mayor Julio César Bombino oficial de la Seguridad del Estado en Camaguey, ni los oficiales de Holguín Roiland Cruz Oliva, o el Mayor Orleivis Miraldea, jefe de la Prisión Provincial de Holguín van a quedar en la impunidad. Ellos son los que perpetraron el crimen contra Zapata, y los autores intelectuales, los generales que desde La Habana les dieron luz verde: Abelardo Colmé Ibarra, Ramiro Valdés y en última y primera instancia el dictador Raúl Castro. Todos son culpables.

 

¿A quién quieren engañar los asesinos de La Habana? 

 

El Directorio Democrático Cubano desmiente públicamente las infamias propagadas por la dictadura en los medios oficiales en La Habana, y reafirma su compromiso con la verdad y la lucha por la libertad de Cuba. No callaremos ante la injusticia en las prisiones y en las calles de Cuba.

 

Los que asesinaron a Orlando Zapata Tamayo lo han hecho por 51 años con los mejores hijos de la nación cubana. Es hora de decir basta a estos criminales que controlan por la fuerza nuestro país. ¡Basta, Cuba quiere libertad!

 

###

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

 


About the author


Directorio Democrático Cubano Directorio Democrático Cubano

 

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.