»

Ex prisionero de conciencia cubano presentará testimonio sobre violaciones a los derechos humanos durante cumbre mundial en paralelo a la Asamblea General de las Naciones Unidas
21/09/2011 | Directorio Democrático Cubano


New York. 21 de septiembre de 2011. Directorio Democrático Cubano. El ex prisionero de conciencia Fidel Suárez Cruz habló sobre las violaciones a los derechos humanos en Cuba y pidió mayor apoyo a la Resistencia pro-democrática durante una cumbre de activistas pro-democráticos, defensores de los derechos humanos y organizaciones no gubernamentales que se realizó en New York en paralelo a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas el 21 y 22 de septiembre de 2011.

 

“Pido a la comunidad internacional apoyo para la resistencia interna y el pueblo de Cuba para poder lograr la libertad”, declaró Fidel Suárez Cruz.

La Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño” tuvo como meta poner en la agenda internacional situaciones urgentes de discriminación y persecución, promover los derechos humanos y la democracia y darle voz a los que no tienen voz.

 

Entre los activistas que participaron en ella se encuentra Yang Jianli, activista democrático chino quien recibió el Premio Nobel de la Paz en nombre de Liu Xiaobo, actualmente encarcelado en China; y Ahmad Batebi, ex prisionero político iraní. La Cumbre fue transmitida en vivo por Internet en: http://ngosummit.org/stream.php .

 

Fidel Suárez Cruz habló ante la Cumbre durante el panel titulado “De la dictadura a la democracia: Hablan los disidentes”, que contó  también con la participación de activistas democráticos de Birmania, Tibet y Corea del Norte el 21 de septiembre de 2011.

 

“La comunidad internacional no está haciendo suficiente con respecto al tema de Cuba. Hay muchos gobiernos que guardan silencio acerca de las violaciones de los derechos humanos en Cuba. Algunos medios de comunicación internacionales también han sido cómplices de ese silencio también. Considero que la tiranía debe ser acusada en todos los foros internacionales como violador de los derechos humanos de los cubanos”, afirmó Fidel Suárez Cruz.

 

Fidel Suárez Cruz fue condenado a 20 años de prisión por el régimen castrista por su activismo a favor de los derechos humanos durante la llamada Primavera Negra de 2003. Fue recluido en celda de aislamiento durante siete años y siete meses y fue excarcelado en octubre de 2010. Vive en Estados Unidos como refugiado político.

 

La Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño” es el fruto de la coordinación entre una coalición mundial de organizaciones no gubernamentales, que incluye UN Watch, the Human Rights Foundation, Iniatives for China, Human Rights Activists in Iran, Stop Child Executions y el Directorio Democrático Cubano.

 

En el segundo día de la conferencia, la activista de derechos humanos cubana Bertha Antúnez Pernet hablará ante la Cumbre durante el panel titulado “Mujeres de valentía” donde destacará el papel de la mujer cubana en la resistencia pro-democrática en la Isla.

 

 

 

A continuación la declaración preparada por Fidel Suárez Cruz:

 

Buenos días. Quisiera agradecer la invitación a UN Watch y a la coalición de organizaciones no gubernamentales que han hecho posible mi presencia hoy aquí.

 

Mi nombre es Fidel Suárez Cruz. Soy cubano. Fui condenado a 20 años de prisión. Me mantuvieron siete años y siete meses en confinamiento solitario. Me aplicaron el sistema celular que consiste en vivir en una celda solitaria sin contacto con ninguna persona. Durante dos años y ocho meses me mantuvieron en una celda tapiada. Las celdas tapiadas tienen una doble plancha de acero en el lugar de la reja, y las otras paredes son de cemento y sin ventanas. De manera que no hay ventilación. De acuerdo al Reglamento de Orden Interior de Cárceles y Prisiones en Cuba, el preso tiene derecho a una hora de sol diaria. Durante el tiempo que me confinaron en celda tapiada también me negaron tomar el sol, y la iluminación artificial. La celda era oscura todo el tiempo, y se impedía a mi familia que me llevaran un bombillo o lámpara para iluminar aquella celda.

 

A este trato se pueden sumar las terribles golpizas que recibí por negarme a usar el uniforme de preso común, al ser yo un prisionero de conciencia. También me golpearon brutalmente por negarme a rasurarme y a ponerme de pie para saludar a los militares que hacían el recuento dos veces al día en la prisión.   En el periodo de tiempo de un mes y nueve días fui golpeado por estas razones 19 veces estando en la prisión de Aguica en la Provincia de Matanzas entre enero y febrero del 2005. Esta prisión se encuentra a unos 525 kilómetros de mi casa, en el poblado del Cayuco, Provincia de Pinar del Rio.

 

Las golpizas consistían en que un grupo de militares entraban a la celda y entre cuatro de ellos me levantaban y me lanzaban contra el piso. Otras veces utilizaban las tonfas, unos bastones de goma por fuera y con una varilla de acero por dentro, con ellos me golpeaban las rodillas o las extremidades inferiores para obligarme a que me pusiera de pie y que me pusiera la ropa de preso común. Me daban con los puños en el abdomen, las costillas. Me pateaban. Me golpeaban la cabeza dejándome sordo del oído derecho y casi sordo del izquierdo. Esas golpizas continuadas me dislocaron la rodilla derecha, me afectaron la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra cervical.

 

Esa golpiza me la propinaron en una celda especial cuya arquitectura semeja un numero cinco. Es una celda de sistema celular que para entrar a ella se pasan tres pasillos muy estrechos y dos rejas. Nadie puede escuchar nada, saber nada de lo que ocurre allí. Me mantuvieron un mes y nueve días de castigo. El oficial que dirigía estas golpizas de forma personal es el Capitán que se hace llamar Emilio Cruz, las mismas eran ordenadas por el oficial de la policía política que atendía la prisión que se hacia llamar Peñate. El 27 de julio de ese mismo año 2005, en la misma prisión, por seguir negándome a rasurarme fui golpeado nuevamente por dos oficiales de prisión que se hacen llamar Dioval Gainza y Yusley alias “el jabao”. Me golpearon con los puños por el cuerpo y por la cabeza causándome hematomas múltiples. No me golpeaban directamente en la cara para no dejar huellas visibles en el rostro.

 

Estando confinado en la Prisión Kilo 8 en Pinar del Río, recibí otras golpizas. En una de ellas, por protestar para que le dieran atención medica a un recluso, fui arrastrado desde el tercer piso de la prisión por las escaleras hasta el primer piso de forma violenta. Luego trasladado al área #2 de las celdas de castigo de la aledaña Prisión 5 ½. En esa celda de castigo estuve por espacio de 21 días. El resultado de ese trato fue que me dislocaron la pierna derecha, quedándome una pierna mas larga que la otra. En otra golpiza por protestar de forma pacífica ya que las autoridades se negaron a darme la hora de sol me pusieron las esposas de forma tal que horadaron mis muñecas, cortándome la piel y la circulación de las manos. En esa ocasión me volvieron a arrastrar desde el tercer piso hasta el primero como una practica habitual de castigo.

 

En el área #2 de Kilo 5 ½ las celdas de castigo de 21 días. En esa celda se duerme en el piso o en un banco de cemento que sale de la pared. Sin iluminación. Las ratas, cucarachas, hormigas son la única compañía que tiene el prisionero. En los meses de verano el calor es asfixiante a tal punto que la celda más bien se asemeja a un horno. No se puede dormir por la incomodidad y la deshidratación que producen estas condiciones.

 

Los alimentos, si es que se podían llamar alimentos, me los llevaba un guardia a la mencionada celda. Consistían en una pequeña ración de arroz, de papa, o boniato mal elaborado, en numerosas ocasiones acompañados de gusanos y gorgojos, lo que significaba que esos alimentos estaban en proceso de putrefacción. Noventa por ciento de la alimentación eran esas cantidades pequeñas de carbohidratos y rara vez un huevo, o alguna víscera de res.

 

Las condiciones higiénico sanitarias de todas las prisiones por donde estuve, puede decirse que no existen. Primero el prisionero no tiene donde sentarse, solamente el piso. Para hacer las necesidades fisiológicas se utilizan los llamados baños turcos, estos son un hueco en el piso dentro de la celda. La tubería del agua para tomar y bañarse se encuentra alrededor de 10 a 15 centímetros del turco, donde se quedan los restos de las eces fecales. Las llamadas camas, están construidas de cabillas de construcción corrugadas, llenas de óxido, y soldadas al piso de la celda. En la prisión de Agüica en ves de ser de cabilla es una cama de cemento.  Todos los efectos de aseo personal los tienen que traer los familiares al preso, cuando pueden tener acceso a estos productos de los cuales el cubano de a pie carece.

 

Las visitas familiares para un prisionero de conciencia como yo, que además se negó a cualquier plan llamado de reeducación, que no es más que un plan de adoctrinamiento político para que el prisionero se arrepienta de la causa de defensa de los derechos humanos, tenían una frecuencia cada tres meses en condiciones normales. Quiere decir cuando no estaba en celda de castigo o con algún problema con las autoridades del penal yo podía ver solamente a personas mayores de edad (mi esposa y mi mamá) y mi hijo pequeño. Los miembros de mi familia tenían que recorrer alrededor de unos 520 kilómetros para poderme visitar. Tomando en cuenta las condiciones difíciles para trasladarse en Cuba, esto era un problema para mi esposa, aunque ellos siempre fueron a visitarme con muchas privaciones y dificultades.

 

En estos momentos la situación actual en Cuba es bastante preocupante. Por una parte hay muchas personas del pueblo que se están identificando con la resistencia interna y su lucha por los derechos humanos del pueblo cubano, y por otro lado la oposición está protestando en las calles pidiendo libertad. ¿Qué hace el régimen? El régimen está reprimiendo con golpizas, detenciones, gases lacrimógenos. Utiliza también una estrategia de detener al defensor de derechos humanos y luego de varias horas lo excarcela. En Cuba se violan todos los derechos contemplados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, siendo Cuba un estado signatario de la misma. En cuanto al artículo 13 de esta declaración, en Cuba no se puede entrar y salir del país libremente, además del derecho a moverse libremente dentro del propio territorio nacional. Los cubanos a los que se les permite salir del país necesitan la Carta Blanca, un documento emitido por el Ministerio del Interior, sin el cual no se puede salir el país. También para entrar al país, cualquier ciudadano cubano, o nacido en el país tiene que solicitar un permiso de entrada o visa a las autoridades cubanas que es concedido nuevamente por el Ministerio del Interior y depende de tu actuar político en el extranjero con referencia a la dictadura.

 

En Cuba los padres no tienen derecho a elegir la educación de sus hijos. La educación es dirigida por el régimen, y los niños son adoctrinados en la ideología comunista, para formar hombres y mujeres que respondan a sus intereses. Esto viola el apartado 3 del artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

La libertad de expresión no existe en Cuba. Los medios de comunicación masiva están en manos de la tiranía, o sea que un activista de derechos humanos no puede tener acceso a ninguno de estos medios. Si una persona expresa públicamente una opinión política o económica contraria al régimen puede ser procesado por “propaganda enemiga”, figura delictiva de acuerdo al Código Penal vigente en Cuba. También existen otras figuras consideradas delictivas en Cuba, como lo es la “peligrosidad social pre delictiva”, que han utilizado para encarcelar a personas que son opositores críticos de la dictadura o a personas que están desempleadas y son consideradas peligrosas por el régimen. Hay un creciente número de jóvenes y negros presos bajo “peligrosidad”. El noventa por ciento de la población penal cubana son negros y jóvenes, esta es la manera que la tiranía tiene de controlar cualquier explosión social, utilizando métodos coercitivos.

 

Considero que en este momento las revoluciones en el Medio Oriente si han impactado dentro de Cuba, a pesar de la censura. Por eso la dictadura de la Isla ha aumentado la represión. El resultado de estas revoluciones seguirá impactando y alentando a la población cubana en su lucha por la libertad.

 

Hablo de la censura porque por ejemplo en Cuba no existe libertad de acceso a Internet. Eso está restringido solamente para los funcionarios, e instituciones gubernamentales. En las provincias de Cuba es prácticamente imposible tener acceso a internet, es solamente en La Habana. Cuando yo entré en prisión en el año 2003, era impensable la existencia de blogueros en Cuba y mucho menos el acceso a internet. El único medio alternativo que en estos momentos está funcionando es el twitter que se usa a través del SMS. Pero es muy costoso para los cubanos porque se tiene que usar el teléfono celular. También los celulares y las líneas telefónicas son intervenidos por el régimen, pues este controla toda la red de comunicación en la Isla. Incluso la dictadura utiliza teléfonos celulares de opositores para enviar amenazas de muerte a otros opositores. Esto para generar división y paranoia entre los que se oponen al sistema.

 

La comunidad internacional no está haciendo suficiente con respecto al tema de Cuba. Hay muchos gobiernos que guardan silencio acerca de las violaciones de los derechos humanos en Cuba. Algunos medios de comunicación internacionales también han sido cómplices de ese silencio también. Considero que la tiranía debe ser acusada en todos los foros internacionales como violador de los derechos humanos de los cubanos. Ya que eso es la esencia de la tiranía.

 

Un sistema de partido único, como el que existe en Cuba, tiene que asesinar, reprimir, torturar, desterrar y encarcelar al pueblo para mantenerse y consolidarse en el poder por 52 años.

 

Quisiera que Cuba no esté olvidada, quisiera la libertad y la democracia para Cuba. Sueño en un país donde todos los cubanos puedan disfrutar de la libertad por la que tantos han muerto. Quisiera que los cubanos puedan salir y entrar de su país sin tener que pedir permiso. Que tengan un modelo político que les permita desarrollar sus capacidades intelectuales y de esa forma ayudar en el progreso del país.

 

Pido a la comunidad internacional apoyo para la resistencia interna y el pueblo de Cuba para poder lograr la libertad.

 

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

 


About the author


Directorio Democrático Cubano Directorio Democrático Cubano

 

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.