»

Defienden a las mujeres de la Resistencia Cubana en cumbre paralela a la Asamblea General de las Naciones Unidas
22/09/2011 | Asamblea de la Resistencia


Bertha Antúnez Pernet, activista de la Resistencia Cubana exiliada desde 2008, habla ante la Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño”. También participó el ex prisionero de conciencia Fidel Suárez Cruz quien pidió mayor respaldo internacional para la Resistencia en Cuba.

Bertha Antúnez Pernet, activista de la Resistencia Cubana exiliada desde 2008, en la Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño”.

Bertha Antúnez Pernet, activista de la Resistencia Cubana exiliada desde 2008, en la Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño”.

New York. 22 de septiembre de 2011. Asamblea de la Resistencia Cubana. La activista cubana de derechos humanos Bertha Antúnez Pernet defendió a las mujeres de la Resistencia pro-democratica dentro de Cuba durante una intervención en la La Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño” que concluyó el 22 de septiembre de 2011 en New York. La Cumbre se realizó de manera paralela a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

 

“Hoy, en este momento, [las mujeres de la Resistencia Cubana] arriesgan sus vidas, ponen sus cuerpos frente a la violencia de la policía, sus voces gritan libertad mientras las golpean brutalmente, y vuelven a salir a la calle. Ellas dicen que las calles son del pueblo, pero el régimen dice que las calles son sólo de los comunistas. Esa es la lucha que se está llevando a cabo hoy en Cuba”, declaró Bertha Antúnez Pernet.

 

La participación de Bertha Antúnez Pernet constituyó otro paso más de la campaña en defensa de las mujeres de la Resistencia Cubana lanzada por la Asamblea de la Resistencia Cubana el 22 de agosto de 2011. Mediante esta campaña la Asamblea de la Resistencia solicita pronunciamientos a nivel internacional a favor de las Damas de Blanco y las mujeres de la Resistencia Cubana que luchan cívicamente en las calles para demandar la libertad de todos los presos políticos; pide que se investiguen cada uno de los casos de agresiones violentas contra mujeres cubanas entre enero y agosto de 2011, documentados en un informe especial; y; pide el cese de la violencia organizada por la policía política contra las mujeres de la resistencia; y por último, pide la solidaridad internacional con las luchadoras cívicas en la Isla.

Bertha Antúnez Pernet habló ante la Cumbre durante el panel titulado “Mujeres de valentía: La lucha por la esperanza” que comenzará a las 3:00 p.m. el 22 de septiembre de 2011. El segundo día de la conferencia contó con la participación de activistas de Zimbabwe, Irán y China, entre otras.

 

La Cumbre Mundial Contra la Discriminación y la Persecución “Tenemos un Sueño” tuvo como meta poner en la agenda internacional situaciones urgentes de discriminación y persecución, promover los derechos humanos y la democracia y darle voz a los que no tienen voz. La Cumbre fue transmitida en vivo por Internet en: http://ngosummit.org/stream.php

 

Bertha Antúnez Pernet es fundadora del Movimiento Nacional de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel dentro de Cuba y vive en el exilio en Estados Unidos desde 2008. Bertha es hermana del ex prisionero político Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, quien funge como Secretario General del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo. Esta coalición realiza una labor de activismo pro-democrático coordinada a nivel nacional.

 

El 21 de septiembre, el ex prisionero de conciencia cubano Fidel Suárez Cruz apeló a favor de un mayor apoyo internacional para la Resistencia democrática dentro de Cuba durante la misma cumbre mundial.

 

“Pido a la comunidad internacional apoyo para la resistencia interna y el pueblo de Cuba para poder lograr la libertad”, declaró Fidel Suárez Cruz, quien participó en el panel “De la dictadura a la democracia: Hablan los disidentes”.

Fidel Suárez Cruz fue condenado a 20 años de prisión por el régimen castrista por su activismo a favor de los derechos humanos durante la llamada Primavera Negra de 2003. Fue recluido en celda de aislamiento durante siete años y siete meses y fue excarcelado en octubre de 2010. Vive en Estados Unidos como refugiado político.

 

La Asamblea de la Resistencia Cubana es una coalición de más de 50 organizaciones pro-democráticas dentro y fuera de Cuba. Representa en el exterior al Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo.

 

 

A continuación la declaración preparada por Bertha Antúnez Pernet:

 

Quisiera agradecer a los organizadores de esta Cumbre por la invitación para brindar mi testimonio sobre la situación de la mujer en Cuba hoy.

 

Mi nombre es Bertha Antúnez Pernet, soy activista de derechos humanos a favor de la libertad de mi país, Cuba. En 1990, mi hermano Jorge Luis fue encarcelado injustamente y acusado de Propaganda Enemiga Oral y Escrita por simplemente pedir cambios y reformas en una plaza pública de Placetas,, nuestra ciudad de nacimiento. Durante los 17 años de prisión que mi hermano tuvo que permanecer en las cárceles del régimen de Fidel y Raúl Castro, pude conocer de primera mano, las torturas, malos tratos e injusticia que ese régimen es capaz de cometer contra aquellos que levantan su voz. Es por eso que en enero de 1996 fundé junto a otros familiares de prisioneros políticos el Movimiento Nacional de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel para defender los derechos de nuestros familiares encarcelados, exigir al régimen castrista estos derechos y denunciar al mundo lo que ocurría en aquellos momentos en las cárceles cubanas.

 

Puedo decir que durante ese proceso de 17 años tuve que plantarme frente a diferentes prisiones de Cuba, pues tanto mi hermano como otros prisioneros políticos eran confinados en prisiones muy lejos de su lugar de residencia. Nos presentábamos frente a las prisiones a reclamar los derechos de nuestros seres queridos. Y en muchos casos lográbamos ciertas victorias porque ejercíamos una presión pública contra los militares, a los cuales desenmáscarábamos ante las personas que se encontraban visitando a otros presos. En muchas ocasiones fuimos maltratados, y detenidos por nuestras actividades para promover la amnistía general de todos los presos políticos cubanos.

 

Personalmente fui testigo en julio del 2004 de cómo los guardias, los militares de la Prisión Provincial de Ariza golpearon salvajemente a mi hermano, en mi presencia y en la presencia de dos niños de nuestra familia. Nosotros también fuimos golpeados. En varias ocasiones tuve que apelar a la huelga de hambre para salvarle a la vida a mi hermano, como fue en el año 2001, cuando permanecí varios días en huelga de hambre frente a la Prisión Provincial de Nieves Morejón porque a mi hermano le negaban la atención médica en esa prisión. Fue sólo así que nuestra familia pudo lograr que a mi hermano lo trasladaran a un hospital en La Habana y que no muriera.

 

Conozco muy bien los sacrificios que la resistencia interna cubana hace para continuar la lucha por la libertad en Cuba. Porque en Cuba los defensores de derechos humanos son aislados, sacados de sus trabajos y abandonados a su suerte en un país donde todo está en manos del Estado, donde no hay empresas privadas, ni la educación, la salud, o cualquier otro servicio social está separado del control totalitario. Por eso el defensor de derechos humanos en Cuba sacrifica mucho por su lucha, pero lo hacemos porque queremos libertad para nuestros hijos, porque queremos que nuestro  país sea diferente.

 

Quiero hablarles ahora de la mujer cubana, y el esfuerzo que realiza en estos momentos en las calles de Cuba por levantar la conciencia del pueblo cubano. La mujer cubana ha sufrido mucho durante los 52 años de dictadura que lleva Cuba bajo el yugo comunista. La mujer cubana ha tenido que sufrir que le fusilen a sus hijos, esposos, hermanos. Ha tenido que pasar miles de dificultades cuando a uno de sus familiares lo han encarcelado.  Y también ha sufrido presidio político, son cientos las mujeres que han pasado por el presidio político en Cuba, mujeres que han sido torturadas, hacinadas, agredidas, confinadas en las prisiones de mujeres en Cuba.

 

La mujer cubana es también la que sufre el dolor de no tener qué dar de comer a sus pequeños hijos. Por eso la rebeldía de la mujer cubana es grande. Las hemos visto en las calles como Damas de Blanco, defendiendo a sus esposos prisioneros, o plantadas frente a las prisiones a lo largo de la Isla. Hemos caminado Cuba entera, pidiendo justicia, libertad, derechos humanos para el pueblo cubano. En el año 2009 se creó en Cuba el Movimiento Femenino por los Derechos Civiles Rosa Parks, un grupo a nivel nacional de mujeres cubanas comprometidas con la lucha por la libertad en las calles de Cuba y con un proyecto humanitario. Hace pocos días atrás las vimos en la escalinata del Capitolio Nacional en la Ciudad de La Habana, y vimos cómo el pueblo se les unió al gritar libertad. También dos días después las vimos en el mercado de Cuatro Caminos. Sólo dos mujeres de las Damas de Apoyo a las Damas de Blanco. Ellas fueron a una esquina de ese mercado y pidieron comida para el hambreado pueblo cubano, leche para los niños cubanos. Justicia para todos los atropellos que diariamente comete el régimen de Raúl y Fidel Castro contra la familia cubana. Una multitud se les unió. Una multitud gritó junto a ellas, y una multitud las defendió cuando los agentes de la policía política las arrestaron y las golpearon.

 

La mujer cubana es sin dudas protagonista de la lucha por el cambio democrático en Cuba. En estos momentos, mujeres de la resistencia en el destierro nos hemos unidos para denunciar los atropellos que están sufriendo las mujeres defensoras de los derechos humanos dentro de Cuba. En lo que va del año 2011, son decenas los casos de mujeres detenidas, golpeadas brutalmente hasta dejarlas inconscientes en el medio de la calle, mujeres que han sido despojadas de sus ropas en lugares públicos, que ha sido agredidas con cuchillos, tijeras, palos, objetos de hierro y cortantes. Mujeres que han recibido heridas en la cabeza, fracturas de brazos y piernas, a manos de la policía política en Cuba, todo organizado por la Seguridad del Estado. Los policías en muchas ocasiones se presentan vestidos de civil, para que después el régimen diga que es “el pueblo enardecido” el que agrede a estas mujeres. En realidad son turbas paramilitares organizadas, policías entrenados en artes marciales, hombres que han pateado en el pecho, el vientre, la cabeza a mujeres pacíficas.

 

Por eso hoy alzo mi voz, aquí, en esta Cumbre en Nueva York, para pedir apoyo a las mujeres cubanas de la resistencia que en Cuba luchan de forma no violenta. Hay que dar a conocer los casos específicos de estas mujeres. Aquí traigo un informe pormenorizado de estos hechos en los últimos seis meses. Quisiera que los países miembros de la ONU, las organizaciones no gubernamentales acreditadas aquí, se hicieran eco de la denuncia de estos atropellos, porque ya han muerto activistas de derechos humanos a causa de las golpizas, como es el caso de Juan Wilfredo Soto García, asesinado el 8 de mayo de 2011; también murió en condiciones extrañas y no esclarecidas la activista de derechos humanos de Matanzas Daisy de las Mercedes Talavera López, atropellada por un auto misterioso el 31 de enero del presente año 2011.

 

Las mujeres cubanas necesitan la protección de la comunidad internacional en su lucha pacífica por la libertad de Cuba. Considero que la comunidad internacional no está haciendo suficiente. Debe hacer escuchar más la voz de las mujeres cubanas defensoras de los derechos humanos en foros internacionales; las instituciones del mundo deben ayudar de forma pública y directa a las mujeres que en Cuba luchan por el cambio democrático: a las Damas de Blanco, a las mujeres de la resistencia cubana, que digna y pacíficamente caminan las calles de Cuba para elevar sus plegarias a Dios y ocupar el espacio público que el régimen les niega.

 

Esas mujeres, hoy, en este momento, arriesgan sus vidas, ponen su cuerpo frente a la violencia de la policía, sus voces gritan libertad mientras las golpean brutalmente, y vuelven a salir a la calle. Ellas dicen que las calles son del pueblo, pero el régimen dice que las calles son sólo de los comunistas. Esa es la lucha que se está llevando a cabo hoy en Cuba.

 

Si el mundo calla, si el mundo no intercede, si el mundo no ampara a estas valientes y pacíficas mujeres, entonces habrán más muertes en Cuba. Porque ellas van a seguir saliendo pacíficamente a las calles, pues ellas son cubanas y tienen ese derecho, y el régimen seguirá reprimiendo, usando la violencia, las agresiones físicas, los gases lacrimógenos, las faltas de respeto para humillarlas.

 

El mundo tiene que escuchar sus voces, porque de no hacerlo se convierte en cómplice de la dictadura totalitaria de los hermanos Castro. Una dictadura que ha fusilado, asesinado, desaparecido, desterrado y encarcelado a miles de cubanos inocentes. Por eso vengo hoy aquí a pedir solidaridad con las mujeres cubanas de la resistencia, para que cese el atropello, la violencia en las calles de Cuba, las golpizas, el acoso. Que a las mujeres cubanas que luchan pacíficamente por el cambio democrático se les respete su derecho a marchar por las calles de su país y de llevar su mensaje de paz y libertad a sus compatriotas.

 

Ellas aspiran, como aspiro yo, a lograr una Cuba donde a todos los cubanos se nos respeten nuestras opiniones y creencias, donde exista el espacio público para debatir libremente los problemas del país, donde la iniciativa privada, la libre empresa pueda convertir en empresarios a los ciudadanos, donde los jóvenes puedan estudiar lo que quieran, sin el adoctrinamiento del Estado, donde todos seamos respetados en nuestra dignidad y derechos como seres humanos. Una Cuba donde no sean delitos codificados en el Código Penal vigente, el ejercicio de derechos como la libertad de expresión, asociación y reunión.

 

El pueblo de Cuba ha luchado por muchos años, más de medio siglo, por su libertad. Ha sido una lucha muy dura porque desgraciadamente las dictaduras comunistas no son denunciadas internacionalmente con la fuerza que se han denunciado otras dictaduras también cruentas pero que tienen otro signo ideológico. El régimen de los hermanos Castro ha querido enmascarar sus crímenes. Es hora de descorrer la cortina de horror, y tender una mano solidaria a las víctimas de esa dictadura asesina. Decir no a la tortura, a la violencia, a la persecución, al crimen que en Cuba comete el régimen dictatorial de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

 

Quiero un país, mi país, libre de la esclavitud mental y material, libre del miedo que paraliza. Quiero que Cuba sea feliz, y no puede haber felicidad sin libertad, justicia y paz.

###

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.