» Resistencia Cívica en Cuba

Días de Cumbres
20/04/2009 | Julio Romero Muñoz


Camagüey. 20 de abril de 2009. Julio Romero Muñoz, Movimiento Solidario Expresión Libre.  La Cumbre de las Américas, en su quinta celebración, ha culminado tras peculiares expectativas de presunción que cual huecas campanillas han rebatido los representantes del eje izquierdista, como preámbulo del evento, efectuar la llamada Cumbre del ALBA en forma paralela. Trasfondea el ánimo de sus promotores disimular un tanto la conocida exclusión de Cuba en la OEA. Por tanto la celebración del ALBA es propicia oportunidad para menguar de alguna manera el espacio de silencio que provoca la voz ausente de la nación del Caribe en días de importancia tales para los que llamarán la atención de la opinión pública internacional.

 

La propuesta de los que se inclinan hacia la política de La Habana de poner como premisa de discusión el tema del embargo acciona premeditadamente como vendajes que cubran las heridas y llagas los efectos de los sistemas totalitarios en la esencia de la democracia. A muchos platos rotos se le atribuye la culpa al llamarlo embargo que, a mi juicio y por tal razones, nunca debió existir, aunque reitero que este no ha sido tan significativo como se suele argumentar, para referirse al desastroso estado de improgresividad que de facto se palpa en el país a 50 años de imperio de un único gobierno al cual las medidas impuestas le vienen como chivo expiatorio que anulen las concientes manifestaciones de mea culpa.

 

Si de cumbres se trata el tema resonante en estos días, quisiera referirme con libre criterio a celebraciones significativas- y a la vez un tanto olvidadas. Un día 17,18 y 19 del mes de septiembre en el año 2004 tuvo lugar en la capital de la República Checa lo que se conoció como Cumbre de Praga, donde movimientos cívicos del exilio, parlamentarios, líderes, intelectuales y ex dirigentes de América Latina y Europa aunaron sus voluntades con el objetivo de apoyar la promoción de los derechos y la democracia en Cuba.  

 

Los que nos ocupamos de esta difícil obra dentro del País, sentimos necesidad de resucitar los ecos de planteamientos importantes en aquel entonces, los cuales constituyen un llamado a la razón y un toque de puerta a las conciencias hermetizadas.

 

“Aunque parezca una voz perdida en el desierto hay que mantenerse firme en los principios,” dijo Václav  Havel , refiriéndose a la voluntad de solidaridad para los cambios que innegablemente se necesitan hacer efectivos en el caso de Cuba, donde impera la falta de libertad individual y las violaciones de derechos humanos se ignoran por muchas naciones y organismos.

 

Estos hechos quedarían juzgados por la expresión del escritor Argentino Marcos Aguinis, quien dijo, “Es curioso que insignes defensores de derechos humanos sigan apoyando al régimen que atrasa y empobrece al pueblo de Cuba, como si las balas castristas hicieran cosquillas y las cárceles infrahumanas fueran hoteles de cinco estrellas.”

 

Patricio Aylwin, ex presidente de Chile, recordó que “El valor de la libertad y los derechos cuando son afectados por dirigentes de países es necesario que otros se lo recuerden.”

 

De igual modo el ex dirigente de Uruguay Luis Alberto Lacalle coincidió en el criterio de exponer ante todos los partidos y países el análisis en cuanto a parcialidad en el apoyo a la solidaridad de los derechos humanos cuando se trata de determinados regímenes. Lacalle criticó a los intelectuales que miran con un solo ojo determinada situaciones, también los medios de comunicaciones que le dan más dedicaciones a unos y omiten las criticas a otros.

 

Según Marcos Aguinis, los métodos empleados como son grupos de asaltos y repudio, descalificación e insultos a ciudadanos son prácticas ligadas por elementos comunes a los típicos del nazifascismo, atrocidades que se repiten en la historia de las cuales muchos fueron víctima y hoy no los condenan cuando ocurren en otras dictaduras, donde no hay cambio y todo queda quieto y calmado, bajo el imperio de la resignación y la tristeza en los ciudadanos.

 

Así se muestran las cosas en el escenario actual, diría yo, cuando algunos se refieren a las autodeterminaciones de los pueblos de manera equívoca y errada ya que los pueblos bajo dictaduras no son quienes determinan sino sus gobiernos, sobremanera cuando viven cerrados a una política centralizadora con la cual no todos comulgan y no hayan recursos facultativos para determinar, o al menos notificar criterios de diferencia como es el caso de Cuba.

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.