»

YA SOMOS UN MILLÓN
13/02/2008 | Alejandro Tur Valladares


Alejandro Tur Valladares, Agencia de Prensa Jagua Press

 

Si en algo nos hemos especializado los cubanos, ha sido en el arte de leer entre líneas los mensajes oficiales. En este sentido las estadísticas dadas por el Tribunal Electoral Cubano aparecidas los periódicos Granma y Juventud Rebelde, son un caudal infinito de información, no por lo que dicen, sino precisamente por lo que no dicen, por aquello que se haya contenido implícitamente.

 

En un país como el nuestro que la represión ha alcanzado una magnitud de política de estado, al ciudadano le cuesta exteriorizar su rechazo a las practicas oficiales, es por ello por lo que es obvio que debe recurrir a sutiles recursos a la hora de plasmar su sentir o manifestar sus opiniones sin por ello sufrir consecuencias.

 

 Para comprender este galimatías damos un ejemplo: durante la farsa electoral recién concluida y puesta para darle un barniz de institucionalidad a los diputados elegidos por el régimen, los medios de difusión masiva, todos en manos del gobierno, desplegaron  una agresiva campaña con vista a promover dentro de la población, lo que denominaron como “Voto Unido”. Los spots televisivos exhortaban a votar  por todos, lo que es lo mismo a votar por la Revolución. En los barrios comisiones partidista orientaban a los vecinos acerca de conveniencia de votar por todos ya que según manifestaban este era el deseo del comandante.

 

Imaginen un país donde la estabilidad emocional de los ciudadanos esta perturbada por los miedos inducidos, por los hechos reales del pasado como fusilamientos o largas condenas a prisión por causas de dudosa autenticidad, ejecutadas sin las mas garantías procesales y pisoteando los derechos esenciales de los seres humanos, donde opinar es permitido donde el criterio siempre se ajuste a  los cañones de la critica marxista  o sea que no sea contrario a los avances de la construcción del nuevo estado.

 

Con este aval tan negativo, no es difícil suponer que en nuestra nación impera el juego de la doble moral o el doble pensar como le gustaba expresar a George Owen. Esto quiere decir que pensamos una de una manera y nos manifestamos  o actuamos en sentido contrario a lo razonado. Pero como el hombre es un misterio aun por descifrar existen resortes internos que escapan a su control y cuando se activan le llevan a romper las ataduras que le impiden actuar libremente. Para acabar con el conflicto que internamente se le presenta busca una tercera alternativa que consiste en aparentar obediencia por delante y por detrás hacer en lo posible lo que le ordena su corazón.

 

Esto es precisamente lo que paso con el “Voto Unido”, los ciudadanos coaccionados los guardianes de este proceso loco que llaman “revolución” asistieron a las urnas solo que en esta ocasión tenían bajo la manga una carta de triunfo con la cual mostrarles a los comunistas, sin pagar un alto precio por ello, el mostrar su verdadera opinión . Pensaron si el voto unido es el voto por la Revolución, no respaldarlo es mostrar la desaprobación y así lo hicieron un millón de atrevidos que representan a un sector mayoritario cuya decisión permanece silente.

 

Veinte y cinco mil personas vencieron al fantasma del miedo cuando estamparon su firma en aquel programa liberador que fue el Proyecto Varela, su ejemplo se fue multiplicando, hoy YA SOMOS UN MILLON!

 

Desde Cienfuegos ha sido un comentario de Alejandro Tur Valladares, Jagua Press.

 

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.