RESPUESTAS DESDE CUBA A LAS AFIRMACIONES DEL CANCILLER CASTRISTA FELIPE
PEREZ ROQUE SOBRE LAS PRISIONES CUBANAS

El 25 de marzo de 2004, el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, ofreció una conferencia de prensa en La Habana a la prensa extranjera y nacional en la cual intentó justificar los encarcelamientos del año pasado a 75 periodistas independientes y defensores de derechos humanos cubanos. Pretendía el ministro castrista defender el tratamiento del régimen hacia los presos de conciencia y “desmentir” una supuesta campaña mediática internacional contra el gobierno de Cuba. En la conferencia de prensa, Pérez Roque entrevistó a los médicos que atienden (o que supuestamente atienden) a algunos de los presos enfermos para asegurarle a la prensa que se les estaba proporcionando una atención médica adecuada. Sin embargo, las entrevistas, realizadas delante de periodistas que no podían hacerles preguntas directamente a los doctores, acabaron pareciendo una suerte de interrogatorio estalinista. La manipulación de la verdad era demasiado obvia para ocultar.

Desde las cárceles de Cuba, tres activistas del grupo de los 75 han respondido a las afirmaciones del funcionario. A continuación se incluyen las respuestas de los destacados presos de conciencia Omar Pernet Hernández, Víctor Rolando Arroyo y Héctor Palacios Ruiz.

 

 

Ciudad de La Habana, 31 de Marzo del 2004
Sr. Felipe Pérez Roque
Ministro de Relaciones Exteriores

Ministro:
Me dirijo a usted con motivo a la mesa redonda proyectada en la televisión cubana, la pasada semana el viernes, a la cual usted me pone de testigo de la atención médica que recibió mi esposo, tomada esta de una entrevista dada al periodista Rolando Segura trabajador del informativo de la televisión cubana, ésta totalmente manipulada, yo le di una hora y media de entrevista y le conteste un cuestionario de preguntas.

En este hablo de la situación del injusto encarcelamiento de mi esposo Héctor Palacios Ruiz y 74 hombres de ideas justas muy distintas al actual gobierno cubano; de sus condenas adicionales como al trato inhumano, cruel y degradante recibido en la prisión, y que estos son la causa de su hospitalización; la condena a los familiares a viajar largas distancias para poder verlos, con la situación de transporte en Cuba que esta colapsado.

En mi entrevista también hago alusión a los juicios sumarísimos y amañados, en el cual no se demostró el delito que se le imputa, como tampoco la no consulta al pueblo cubano ya hace más de 45 años si quiere continuar con el mismo presidente y un partido único.

Seria más sincero de nuestra parte si ustedes pasaran la entrevista que me hicieron el domingo 14 de marzo, así darían muestras de transparencia y no de una constante censura a la libre expresión de los ciudadanos que no piensan igual que el oficialismo.

Ministro, adjunto carta de mi esposo con fecha 27 de marzo del 2004, es un testimonio de su vida en prisión y lo que fue el proceso jurídico al cual fue sometido.

Si más y en espera de su atención,

Gisela de la Caridad Delgado Sablón
Esposa del prisionero de conciencia Héctor Palacios Ruiz

 

 

 

Día 27 de marzo del 2004.

Sra. Gisela Delgado Sablón

Mi adorada y abnegada esposa.

Primero que todo, hoy estoy triste porque la policía no nos permitió, una vez mas, encontrarnos, claro está, esto es en el plano físico, ya que en el espiritual, en el moral y en el del amor, somos sencillamente inseparables. Como siempre, dos cuerpos que laten con un mismo corazón, gracias a Dios.

Por otro lado en el Granma del día viernes 26 de marzo del 2004, con el titulo "La verdad... arma de la Revolución" salen las declaraciones del Sr. Felipe Pérez Roque, "Ministro" de Relaciones Exteriores de la prisionera Patria nuestra. Pensando bien y no siendo como él, todo ofensa para los prisioneros políticos cubanos, que por cientos están pudriéndose día a día en las prisiones, súper crueles del sistema comunista, que expulsa odio por todos sus poros; estimo que esta es la persona más mal informada de este país, para no tratarlo de irresponsable y de cómplice principal de todo 1o que ha pasado con nosotros y pasa.

Sobre la Mesa Redonda que trató el caso de las prisiones cubanas, lamentablemente los que informaron, o están desinformados ellos mismos, porque aquí la mentira está a la orden del día o son cómplices de 1o que está pasando. Te cuento:

a) En Cuba hay decenas y decenas de prisiones, son cientos, pero te hablo ahora de Kilo 5 ½ en Pinar del Rio, una más, las otras son iguales:

1- Cuantas personas invalidas existen aquí, por haberse inyectado petróleo, sal y otros elementos químicos, porque físicamente no soportan el rigor del sistema carcelario.

2- Existen tuberculosos generados por el sistema penitenciario, falta de atención médica y alimentación.

3- Se plantea que no se dan golpes, los invito seriamente a que vengan, les mostraré a los que golpean y a algunos de las decenas de golpeados y eso lo sabe todo el mundo, comenzando por la Seguridad, que no sé si informa adecuadamente al "centro de mando" del gobierno. Pruebas sobran.

4- Sobre la Higiene, pregunten sobre el detergente que dan para limpiar las galeras, las colchas de secar el piso, los desinfectantes. Analicemos la atención médica. No es que no existan médicos, sino que la mayoría piensan como policías, no tienen autoridad y cuentan con muy pocos medicamentos y al preso no se le trata como humano. Es una cosa más.

5- La alimentación: Es increíble que un ministro de relaciones exteriores, tenga el valor de afirmar que la alimentación en las cárceles cubanas es adecuada, balanceada y abundante. La comida que aquí dan, salvo rarísimas excepciones no está apta ni para los perros que cuidan las cercas terribles y alambradas del penal. Además muchas veces podrida y en tan poca cantidad que da lástima. Amen de la higiene de los "comedores" y todo el ambiente. Lo que sí hay es un gran comercio con la poca comida que le dan a los presos y si usted reclama el derecho a que sea, al menos aceptable, más de una vez, corre el riesgo de ir a las tapiadas, celulares etc., además con una ración de golpes. Hay ejemplos si los quieren saber.

6- Sobre que se deja pasar alimentos a la cárcel. Por ejemplo a nosotros los prisioneros políticos nos permiten sólo treinta libras como máximo para casi 100 días entre visita y visita. Solamente de azúcar se pasan de 10 a 15 libras. ¿Dónde está la alimentación que dejan pasar? Con eso se pudiera atenuar el hambre, pero no, ellos quieren que pasemos bastantes necesidades y por eso no dejan incrementar la cantidad de alimentos. Las visitas son cada casi 100 días, 2 horas, con 2 personas, los pabellones para los que tienen familia 2 veces al año 3 horas. Quieren castigo más cruel, además que se hace con el propósito de acabar con las familias! ¡Es el sistema de odio político!

7- El ministro no habla de las distancias en que sitúan a los presos políticos de sus casas, cientos y cientos de kilómetros, a veces mas de 1000, en un país donde no existe transporte público. Es como hacer a conciencia una masacre familiar. El ministro asegura que con nosotros se cumple lo establecido por los organismos internacionales referente al trato a los prisioneros. Ojalá publicaran ese documento, que ni las autoridades penitenciarias conocen, pero los exhorto a discutirlo conmigo y les probaré que ni un artículo se cumple al pie de la letra. ¿Acaso miente el Ministro? ¿Está engañado? ¿Es cómplice?

8- Se nos acusa descaradamente de ser agentes de una potencia extranjera -MENTIRA- se nos encarcela por ser patriotas que no pensamos de forma totalitaria y estamos ofreciendo por la vía pacífica, alternativas que los dueños de este país no admiten. No sé porque se nos asocia con los 5. Ellos tienen lo que necesitan, alimentación, garantía de salud, Internet, sábanas limpias, teléfonos celulares, etc., etc., etc.

9- Dice el ministro que podemos llamar 100 minutos en un mes. Aquí en Kilo 5 ½ están los teléfonos instalados hace muchos meses y solamente me han dejado llamar 15 minutos. Está "engañado". Yo he estado más de 6 meses en celdas solitarias y tapiadas con temperaturas superiores a 45 grados, que han alterado mi sistema de salud. Es cierto que ahora estoy en el hospital, después que casi me matan. ¿Eso es cuidar la salud? Y que hacían los médicos cuando denunciamos estas torturas físicas constantes? Pues decir que eso es un problema de la policía.

10- Si el ministro quiere saber si existen celdas tapiadas, que se llegue a Kilo 5 ½ donde estamos. Por la presión internacional quitaron algunas a media y dejaron otras tantas. ¿Y las celdas de castigo? Debería el Sr. Ministro visitarlas y hacer justicia, humanizar las mismas, etc. En medio de ese ambiente vivimos. Ahora desean pasarnos a los destacamentos, llenos de asesinos, drogadictos y enfermos mentales todos nacidos con la revolución para buscarnos problemas; si nos oponemos corremos el riesgo, como Normando Hernández, de estar 100 días en las terribles celulares o huecos del terror como aquí se les llama.

11- El Ministro asegura que no se usó violencia en las detenciones. ¿Y qué es que dentro de tu casa existan 40 policías virándotela boca arriba, incautando más de 1000 libros, medicamentos, fotos familiares y de amigos y hasta la computadora de la niña de la casa, tan legal como lo más legal que exista; el premio que mi señora ganó del Partido Liberal Sueco? ¿Es también aliado de Bush? Cerraron las calles aledañas, intimidaron con la fuerza a la población, que fue cercada prácticamente. ¿Por qué salieron a la desbandada cuando llegó la prensa extranjera? ¿Por qué hubo que coger un local de Villa Marista para contabilizar lo que se robaron de mi casa?... Esa seria una buena historia que debería saber muy bien el Sr. Ministro, pero a él no le interesa, él sabe 1o que pasó y otorga.

12- Sobre que los juicios fueron imparciales y con las garantías legales óptimas; eso da risa oírlo y dolor saber que un funcionario tan elevado diga semejantes mentiras. Se nos interrogó día y noche, nos pusieron con asesinos peligrosísimos en las tapiadas de Villa Marista sede del G-2. Unos días después, sin ver abogados, nos llegó la petición, en mi caso de cadena perpetua, al otro día el juicio, con un expediente enorme -todo 1o que he escrito en mí vida es traición- allí conocí a la abogada, puro tramite, me dijo que sólo había podido ver algo del expediente, que en el transcurso del juicio se enteraría de lo demás. Fiscales comunistas, jueces comunistas, abogados trabajando obligado para los comunistas y el gobierno comunista. ¿Quién va a creer 1o que dice el ministro de la imparcialidad y las garantías del proceso? ¿De qué testigos habla el ministro? Solo acusadores. Este pudiera ser (todos los juicios, celebrados contra nosotros) el mayor FRAUDE DE LA HISTORIA DE CUBA y lo que definitivamente le abrió los ojos al mundo de 1o que estaba pasando en mi patria.

13- Habla el Sr. Ministro de que sólo 5 de nosotros, teníamos vínculo laboral. ¿Acaso él no sabe que en Cuba e1 que disiente es expulsado del trabajo etc.? Esto es ridículo.

14- Lo que jamás podrá disfrazar el ministro es que se ha cometido por ellos la mayor y más extensa de las injusticias y es valiente el Ministro al solicitar primeras planas de los periódicos del mundo para publicar esas barbaridades; que ha repetido contra nosotros en decenas de tribunas, dentro y fuera de Cuba. Lo que tal vez ignora el ministro es que estamos en la era de las comunicaciones, de la mundialización y que el mundo se ha convertido en el traspatio de cualquier casa, por 1o pequeño que es, y que gracias a Dios todo se sabe, y nada queda escondido. Podrán hacer lo que quieran: gritar, acusar, matarnos, esa es también una variante que tienen entre sus planes, pero lo que no podrán es humillarnos, doblegarnos, convertirnos en sus cómplices. A eso se refiere el ministro cuando dice que nosotros podemos acogemos a los "beneficios" que ofrece el sistema carcelario cubano, tal vez uno de los más crueles del mundo.

15- Sobre el hecho de que los 75 vemos televisión solo puedo decir que es una gran mentira. Aquí en Kilo 5 ½ jamás la hemos visto, el periódico a veces y la correspondencia es violada descaradamente; la incautan, la censuran y mil atrocidades más.


Vi la foto en primera plana del periódico Granma del Ministro y me asombré por la cantidad de libras que ha aumentado. Como eso hace daño a su edad, 1o invito 45 días a estar en Kilo 5 ½ y verá como saldrá delgado, pálido y tal vez viviendo en la realidad; hasta con un poco de dolor en el corazón. ¡Ah! Aquí no lo ofenderemos, nosotros con los indefensos somos caballerosos y humanos.

Hay muchas barbaridades más de lo que leí en Granma, pero no vale la pena comentarlas. Todo el mundo conoce que estamos gobernados por la fuerza y que a los gobernantes de Cuba solo les interesa el poder, a pesar de que han fracasado, en lo general, los planes económicos, políticos y sociales que han emprendido en 45 años de férrea dictadura del "proletariado".

Dios permita que la verdad se haga realidad, entonces la verdad será un arma muy eficiente para el pueblo de Cuba.
Les pido a todos que estén serenos y tranquilos, la injusticia nunca es eterna. Nos ha tocado pagar bien caro nuestro derecho a disentir, pero los gobernantes de Cuba, pagan mil veces más cara, la osadía y la brutalidad de encarcelar las Justas Ideas.

¡Nosotros no pedimos clemencia, necesitamos solidaridad!
Te amo mucho, eres el sol que me quita la injusticia.

Tu esposo
Héctor Palacios

Carta abierta a Felipe Pérez Roque
Cárcel de Guantánamo, 26 de marzo de 2004
Sr. Felipe Roque, vocero del régimen de La Habana:

Mentirazo es el calificativo que espontáneamente se fija en mi pensamiento al oír la mal estructurada farsa que usted orquestó ayer, 25 de marzo, ante los corresponsales de la prensa extranjera acreditada en el país.
En los actuales momentos, en que el mundo rechaza enérgicamente el largo historial represivo del régimen de La Habana al que usted sirve de vocero de turno, sólo las calumnias son el asidero que les queda para ocultar sus bochornosas acciones.

¿Quién dijo que para servir a la patria hace falta tener un título universitario? El gobierno que usted representa ha impedido que decenas de miles de jóvenes de este país alcancen estudios de nivel superior enarbolando el tristemente célebre eslogan "La universidad para los revolucionarios".

Hoy muchos opositores no tienen un empleo oficial, pero ¿quién los condujo a ello sino la hostilidad y el acoso de sus cuerpos represivos, exigiendo una idoneidad política? ¿Se atrevería usted a sostener un debate público al respecto?
El que no estemos graduados como periodistas no ilegitima la realidad de nuestra labor. ¿Se aventuraría usted a probar la veracidad o no de nuestras noticias, artículos o crónicas, por los que fuimos enjuiciados y condenados?
A nosotros al menos nos queda la satisfacción de que el apoyo financiero y material que recibimos de personas amigas en el exterior no servía para enlutar ningún hogar cubano. Todo lo contrario de lo que hace el régimen que usted sirve, que desde la década de 1960 trata de exportar la violencia por medio de los movimientos guerrilleros en Centro y Sur América, y que recientemente los electores salvadoreños se encargaron una vez más de demostrar cuán inútiles fueron esos esfuerzos.

Al decir usted que algunos de nosotros hemos cometido delitos comunes no hace más que reflejar la justa realidad de este país y de su población -en particular los jóvenes- que se debate en una aguda crisis social de la cual el régimen que usted representa tiene total responsabilidad. Al incorporarse a la oposición pacífica, esas personas buscan revertir, con el cambio político, que cientos de miles de jóvenes sigan delinquiendo, pues la desastrosa política en que el régimen basó su intromisión en los valores morales, religiosos y familiares ha compulsado a nuestra juventud a la comisión de delitos. ¿Acaso tiene usted otra explicación para el elevado número de reclusos en el país?

Yo lo emplazo públicamente a que niegue con argumentos sólidos que su régimen se ensañó en nosotros y nuestras familias al ubicarnos en prisiones alejadas de nuestras residencias, que durante meses se nos ha encerrado en celdas tapiadas, sin sol y sin llamadas telefónicas, acción que aún persiste. Me gustaría que usted mostrara imágenes de las jaulas donde nos mantienen encerrados, alimentados con míseras raciones cuyo sabor y calidad no recibieron los esclavos.

De la atención médica y estomatológica sólo le señalo que ustedes la han utilizado como otro medio de presión para quebrar nuestras voluntades, y su resultado ha sido deficiente.

Su régimen sigue violando nuestros derechos como presos políticos, y la primera violación es el injusto encarcelamiento.

Sus calumnias no son algo nuevo. Al caer el Muro de Berlín, el mundo pudo comprobar cómo los regímenes totalitarios de Europa Oriental difamaron de los que se les oponían con métodos idénticos a los que usted hoy usó contra nosotros.

Nunca antes usted y el régimen que representa recibieron mejor calificativo que el de rufianes, y su debilidad moral se evidencia en la negativa a verificar en las urnas, por el plebiscito que pide el Proyecto Varela, los verdaderos deseos de este pueblo, porque saben que de allí saldría un rotundo NO a la dictadura.
Cuba será libre y democrática, y por ello cualquier sacrificio es aceptable.

Víctor Rolando Arroyo Carmona, Grupo de los 75.
Víctor Rolando Arroyo ha sido condenado a 26 años de prisión, que cumple a más de mil kilómetros de su hogar.

Fuente: CubaNet.

 

 

 

29 de marzo del 2004

Prisión Las Mangas,
Bayamo, Provincia Granma

Sr. Ministro de Relaciones Exteriores
de la República de Cuba, Felipe Pérez Roque:


Decididamente opuesto a las injustas y poco verídicas palabras pronunciadas por Vd. a 50 medios de información internacionales de 22 países, el viernes 26 de marzo, donde se refiere con sumo despotismo a los 75 prisioneros de conciencia en sus cárceles, y expresó con sus irónicas palabras que durante las detenciones ningunos fueron maltratados, eso es una gran mentira suya. Si Ud. quiere verificar y dejar que la prensa extranjera verifique que sí los hubo, pida a la Seguridad del Estado (S.E.) de Villa Clara el casete video que le fue tomado a Omar Pernet Hernández el día 19 de marzo del 2003 a las 4:40 p.m. en 7ma. del Sur #5. entre Paseo Matí y 1ra. del Este, Placetas, Villa Clara, y comprobará la mentira dicha por Vd. También dijo que no hubo coacción en los interrogatorios, también pida esos casetes al cuartel general de S.E. de Villa Clara, y así comprobará otra de sus grandes mentiras. Otra (mentira) más dicha por Vd. es que tenemos acceso a la televisión: venga a Bayamo para que vea qué modelo y tipo de televisor tenemos, poco le falta decir que es un “Panda de 21 pulgadas”. También dijo que no estábamos en celdas aisladas: venga a Bayamo y podrá verificar que a mí, Omar Pernet Hernández de 58 años de edad, con padecimientos de hipertensión arterial, enfermo de los pulmones, con estafilococos en los riñones y operado de úlcera, me tuvieron en un pasillo con 24 celdas para mí sólo y a Angel Moya en otra de idénticas condiciones, él en la celda #24 y otros en la celda #7, en estas condicones me tuvieron hasta el 15 de marzo en que pusieron a otro en la celda #1 hasta marzo 15 del 2004. El sol lo cogemos en tiempos opuestos, porque estando en pasillos diferentes, cuando uno está al sol, no puede salir el otro. Tampoco, como Vd. dijo al aire libre, es una jaula de 4 paredes de 3 X 3 cuadrada y 3.5 metros aproximadamente de alto y encabillado que casi no penetra el sol; en dos ocasiones se me ha negado el sol, el militar apodado el Macareño, la primera el día 15 de marzo y la segunda el día 18 del mismo mes del año en curso. El día 16 fuí amenazado de muerte por el Capitán Jorge Núñez de la S.E., quien le manifestó al Jefe de Reeducación: “este viejo no sale con vida de aquí”.

De hambre tuve que renunciar a la comida sin sal que me daban y comenzar a comer con sal que traen en unas cubetas para todos los prisioneros en celdas, comida que daña mi salud, y permanezco con hinchazón en los pies y presión alta, por ésta venir en vasija específica y la que tiene sal viene colectiva, y si le hacen algo para dañarme a mí dañan al colectivo y es un genocidio.¿ Dígame Vd., señor Canciller, si eso no es más que aislamiento y maltrato con tortura psíquica cómo se llama esto?. También dijo Vd. que de los 75 ninguno duerme en el piso, puede Vd. decirme que diferencia tiene dormir en una cama de cemento de dos cuartas y cinco dedos de ancho y el piso de cemento, con las colchoneticas de íntimas que tenemos.

Otra de sus elegantes mentiras (es) que estamos recibiendo asistencia religiosa. A (la prisión de) Guanajay, provincia Habana, llegué el 29 de abril del 2003 a las 10 a.m. y el día 8 de mayo le solicité por escrito al Capitán Omar de la S.E. la asistencia religiosa y el día 31 de enero soy trasladado para Bayamo sin recibir la asistencia. Aquí en Bayamo la solicité el 11 de febrero y le entregué (la solicitud) por escrito al Tte. Vega Jefe del Orden Interior y tampoco la he recibido, también eso es una mentira de Vd. También habló Vd. de los maltratos: en ocasiones he recibido por parte del oficial de S.E. vejaciones y falta de respeto a mí dignidad humana, también la recibí por parte de la doctora Mayelín Contreras que después de llevar 2 días durmiendo sin colchón en el cemento frío, me dieron un colchón de íntimas, sucio y con peste, y ella me dijo que me conformara con eso, porque ella tenía asmáticos durmiendo en suelo pelado, lo que provocó una fuerte discusión entre ella y yo. Otro maltrato fue el del carcelero apodado Macareño (por) la negativa de sol, pero por el resto de los funcionarios es un trato aceptable dentro de lo que cabe, pero esto no quiere decir que no existe el maltrato y las torturas, porque a otros reclusos los han cogido varios agentes y los han golpeado y después los han puesto en celdas, se han suicidado en las celdas y se han autoagredido por no soportar el rigor.

El sábado 27 de marzo a pocas horas, se puede decir del brillante e increible discurso, la Dra. Mayelín Contreras mandó a esposar a dos reclusos comunes, guindados de las rejas del rastrillo, uno se nombra Osmar Martínez de la O, le apodan Mirringuito, y el otro le apodan Busca Busca y su nombre es José Antonio Tomay Rios, los dos se habían autoagredido, el primero se sacó los testículos y el segundo se cortó los tendones de la mano que aún está ingresado en el hospital. Dígame, señor Canciller, aquí existe de todo, desde maltrato oral, hasta el físico que pasa a ser tortura. También habló de de la alimentación adecuada, ¿podría llamarse adecuada a un poquito de caldo de harina de maíz y harina de pan?. Venga sin avisar y almuerce con nosotros los presos, no con los militares, a ver si puede manifestar lo mismo a la prensa internacional. Otra mentira de Vd. (es) que los 75 tenemos acceso a las bibliotecas y que estamos en lugares higiénicos: aquí las ratas, las cucarachas y las hormigas gozan de un paraíso y donde hay higiene no hay estos animalitos. Ministro dejémosnos de más engaños a la humanidad para tratar de dar brillo a lo que Vds. empañan diciendo que “tuvimos respeto a los 75, a nuestros derechos a que nombráramos testigos, que el tribunal permitió que dijéramos cuanto pedíamos para nuestra defensa, Vd. sabe que es mentira, que hicieron todo con engaños y falsos testigos acusadores.

Dígame Vd. si consta en algún documento del gobierno de los Estados Unidos mi nombre, si es cierto que pueden comprobar que mí casa fue visitada por algún funcionario de la SINA o yo tuve participación en alguna reunión en la SINA, que recibía dinero del gobierno de los E.U. o algún otro país, todas estas mentiras se utilizaron y me sancionaron a 25 años de privación de libertad y puesto en condiciones infrahumanas. También dijo que todo lo ocupado era ilícito y mal habido y en mi casa no hay nada de eso, y si recuerda Vd. las palabras dichas por Fidel Castro, sabe que libros no hay prohibidos, según él lo que no había dinero para comprarlos, dentro de esto un diccionario de antónimos y sinónimos cubanos se me ocupó y no se me ha devuelto.

Señor Canciller, basta de más engaños y mentiras y demuestren los hechos reales y la verdadera cara de la moneda que nada de lo dicho por Vd. es cierto, bien lo sabe, demuestre con hechos la realidad que estamos viviendo los 75, y venga Vd. y la prensa internacional a Bayamo y verá que nada de lo dicho por Vd. se escribiera en la prensa, en las visitas no tenemos privacidad con la familia. El día 7 de febrero se me llevó esposado hasta donde estaba mí familia y después el carcelero no había llevado la llave para quitarme las esposas, y allí con mi familia se encontraba el Mayor Modesto Castillo, Jefe de la prisión. Tampoco tenemos privacidad cuando hablamos por teléfono que tenemos al oficial Jefe de Reeducación al lado oyendo lo que hablamos, demuestre que yo Omar Pernet Hernández soy un mercenario con hechos no con mentiras, demuestre con hechos toda mí participación con la SINA,su jefe o funcionarios de ella, sólo con mentiras es que se me ha sancionado injustamente por un tribunal amañado y manipulado por su gobierno, no impartiendo justicia. Si hubieran aplicado la verdadera justicia yo no estuviera preso, sí soy un defensor de los derechos humanos y dirijo una organización, rigiéndome por los derechos de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la que Cuba es firmante y dignararia desde el mes de diciembre de 1948, y a la que su gobierno no respeta y viola todos sus artículos.

Basta de injusticias, señor Canciller, y llamémos al orden y al respeto de la dignidad humana, llaman patriotas a los cinco que estaban trabajando para Vd. y poniendo en peligro la paz entre dos pueblos vecinos, esos son más mercenarios que cualquiera de los 75, ganaban un salario del gobierno de Cuba, operaban in vivían en un país extranjero buscando datos para informar, eso es ser mercenario, señor Canciller Felipe Pérez Roque, cuando Vd. quiera puede comprobar todo cuanto aquí he escrito.

Sin más le pido que rectifique su error, rectificar es de sabios y dijo nuestro apóstol: “La verdad es para decirla, no para encubrir la mentira.” José Martí.

Prisionero de conciencia Omar Pernet Hernández
Prisión Provincial las Mangas, Bayamo, Provincia
Granma. Región Oriental, Celda número ocho.

CC. Sedes Diplomáticas
Comisión D.H., Ginebra